Identificate  •  986 52 00 11 •  pedidos@mariscosdaporta.com

Mariscos Daporta

  • Mariscos Daporta 1/5
  • Mariscos Daporta 2/5
  • Mariscos Daporta 3/5
  • Mariscos Daporta 4/5
  • Mariscos Daporta 5/5

Los fundadores de la empresa,  Evaristo Daporta y Erundina Fernández, iniciaron la actividad para comercializar los moluscos y crustáceos de la Ría de Arousa, en el año 1955. En aquel momento la empresa se constituyó con el nombre de Evaristo Daporta Leiro. 


De la primera instalación en el barrio de Santo Tomé, en Cambados, donde se cocían los crustáceos y se envasaban las ostras para los mercados de las grandes ciudades del país, se pasó a una isla, en el lugar de Punta de Tragove por el año 1965, hoy unida a tierra y convertida con su entorno en el puerto principal de Cambados.


Por esa época se construyó una cetárea, en la que se trabajó hasta el año 1970, comercializando moluscos y crustáceos. En ese año se inicia la construcción de la depuradora de moluscos, anexa a la cetárea, para poder cumplir la reciente legislación sanitaria.


En el año 1999 se constituye la sociedad Mariscos Daporta, con todo el activo aportado durante los 45 años anteriores.


Somos una empresa familiar con tradición y prestigio, avalada por la responsabilidad con nuestros clientes y por el cuidado que le damos a los productos de calidad de Galicia.


La depuradora


La depuradora de moluscos es un establecimiento donde se simula un ambiente natural y se cuidan las condiciones higiénicas y sanitarias del agua de mar y del proceso.


Comporta varias dependencias y fases.


La primera es el centro de bombeo a través del cual se suministra el agua de mar necesaria para toda la instalación.


Posteriormente esta agua pasa  por las piscinas de decantación, adonde llega el agua bombeada y donde se realiza su desinfección.


A continuación, el agua se distribuye a las piscinas de depuración con el agua en permanente circulación, donde se colocan las cajas con los moluscos para su tratamiento.


La nave de manipulación, donde se realiza el proceso posterior a la depuración y previo a la comercialización: lavado, selección, envasado, etiquetado del producto y empaquetado para el transporte a los centros de venta.


El laboratorio de control, donde se realizan los análisis de agua y moluscos.


Es primordial para Mariscos Daporta cuidar los sistemas de control sanitario y la trazabilidad de todos sus productos para dar más confianza y seguridad a sus clientes.


La depuración


Se entiende como depuración de moluscos bivalvos, todo el proceso a que son sometidos para eliminar o disminuir su contaminación de origen microbiana hasta los límites admitidos por la legislación, debiendo conservar sus caracteres organolépticos, viabilidad, limpieza, color, sabor, etc.


Los moluscos en su medio natural, a menudo, retienen en su aparato digestivo microorganismos que se encuentran en el medio marino y que pueden causar trastornos en la salud del consumidor. Para evitarlo, y antes de su consumo, deben estar sometidos a un proceso de saneamiento que es la depuración.


Primero se bombea agua de mar hacia unos depósitos de decantación, adonde llega el agua bombeada, allí por gravedad, los posibles residuos sólidos caen al fondo y  se realiza su desinfección. Se puede realizar de 3 formas diferente. Mediante la inyección de hipoclorito sódico, ozono  o rayos ultravioleta. En nuestro caso utilizamos hipoclorito sódico para las piscinas de circuito abierto y en las piscinas de circuito cerrado utilizamos ozono y skimmers. 


Después de los depósitos de decantación el agua cae en forma de cascada para oxigenarse hacia un canal a través del cual se distribuye a las piscinas donde están colocado el marisco para su depuración y así obtener la mayor garantía de salubridad para el consumidor.


Esto se consigue a través de la inmersión de los moluscos, en cajas, en el agua de mar que pasó por el proceso de decantación, cloración, oxigenación y análisis, durante el tiempo necesario para eliminar la carga microbiológica que pudiera tener, el proceso de depuración se extiende por un mínimo de 12 horas en las que el marisco permanece reposando en las piscinas, autodepurándose y eliminando las impurezas hasta el momento de su comercialización.


La depuración de los moluscos no emplea directamente sobre el producto agentes físicos o químicos ni de otros tipos, por lo que no se va a alterar ni lo mas mínimo su sabor, color, ni cualquiera otra de las propiedades de los moluscos.


En la empresa, el último control de depuración e inocuidad de nuestros productos, lo realiza nuestro departamento de calidad, que en colaboración con una empresa de laboratorio externo que lo certifica, poniendo en el mercado un producto con todas las garantías.


Estamos auditados además por la marca Pescaderías  y la denominación de origen protegida, Mejillón de Galicia. Avaladas ambas por la Xunta de Galicia.  Nuestros análisis están avalados por  laboratorios con acreditación ENAC.


La depuración, garantiza el control higiénico sobre el producto ante el consumidor y  es imprescindible que los moluscos bivalvos pasen por este proceso.




Envío gratis
Síguenos
Suscríbete
Recibirás nuestras ofertas y novedades en tu email
Email: